Home » Tratamiento Bótox

Tratamiento Bótox

La toxina botulínica se aplica con el fin de reducir la contracción de los músculos faciales que generan progresivamente las líneas y arrugas de expresión. El objetivo de este tratamiento es reducir las arrugas de expresión en entrecejo, frente y patas de gallo. La toxina se infiltra de forma igualitaria en ambos lados de la zona facial.

El tratamiento con bótox no requiere anestesia, es un procedimiento ambulatorio, que no deja cicatrices y es prácticamente indoloro.

Contraindicaciones:

Antes de la realización del tratamiento:

  • Evitar el consumo de alcohol.
  • Evitar uso de anticoagulantes o antiinflamatorios.
  • No se realizará en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Post-tratamiento:

  • No tumbarse boca abajo durante las primeras 24h.
  • No realizar ningún tipo de deporte o ir al gimnasio durante al menos 24h.
  • No masajear la zona tratada ni gesticular exagerando los movimientos de la musculatura facial.
  • Evitar los vapores procedentes de tratamientos en balnearios, saunas, baño turco…

Se debe tener en cuenta que después del tratamiento pueden aparecer puntitos rojos y algún leve hematoma, sin embargo, ambos desaparecerán horas después del mismo.

Los resultados del tratamiento podrán observarse a partir de las 48h de su infiltración, y el efecto máximo podrá verse a las dos semanas aproximadamente, y es entonces cuando se procederá al retoque si fuese necesario.

El tratamiento se podrá realizar de nuevo al pasar de 4 a 6 meses desde su anterior aplicación, para mantener sus efectos y evitar la reaparición de arrugas en la zona.

A tener en cuenta:

Algunos pacientes presentan resistencia a la toxina, y las dosis necesarias para su infiltración deben ser mucho mayor que en otros pacientes. En dichas personas se aplicarán dos dosis  por tratamiento, abonando así el coste de ambas.

¿Quieres saber más sobre nuestros tratamientos?

¡TE LLAMAMOS!